#3 Eliminar la desnutrición, mejorar la nutrición y reducir los casos de obesidad

#3 Eliminar la desnutrición, mejorar la nutrición y reducir los casos de obesidad

03

Dónde estamos

Argentina ha avanzado notablemente en la reducción de la desnutrición infantil (53 defunciones de menores de 5 años por desnutrición en el año 2013, mientras en 2003 fueron 350). Esto a su vez contribuye a reducir las muertes en menores de 5 años de edad, ya que representa el 0,4% del total de causas. En el Noroeste argentino hubo un descenso del 90% (68 defunciones por desnutrición en 2003 y 7 en 2013), y de 88% en la región Noreste (115 muertes en 2003 y 14 en 2013)1

Como contracara de la desnutrición, que afecta particularmente a las poblaciones rurales dispersas, la obesidad, en Argentina y el resto de Latinoamérica, continúa aumentando aunque los otros indicadores hayan mejorado su tendencia. La encuesta Global de Salud Escolar (2012) muestra un incremento –en los últimos 5 años– del sobrepeso y la obesidad en los estudiantes de 13 a 15 años: del 24,5% al 28,6% y del 4,4% a 5,9% respectivamente2.

Los malos hábitos alimentarios, establecidos desde edades muy tempranas, como el destete precoz y la consecuente introducción temprana de leches artificiales y alimentos de baja calidad contribuyen a generar malnutrición. Además, el consumo de comida procesada y azúcares, junto a la reducción de la actividad física, en muchos casos deriva en obesidad infantil.

La obesidad infantil puede tener graves consecuencias ya que aumenta los factores de riesgo de patologías cardiovasculares y metabólicas, diabetes tipo 2 y trastornos hepáticos. Por lo tanto, es importante que se enfrente también este problema, además de la baja talla y las deficiencias de micronutrientes (anemia por falta de hierro).

PEDILE A

Para seguir avanzando

Para superar estos desafíos es necesario fomentar las prácticas de alimentación sana como la lactancia materna hasta los dos años y la ingesta de alimentos saludables, además de promover la actividad física. Por otra parte, la mejora en las condiciones de vida, como el acceso al agua potable y saneamiento, son igualmente importantes determinantes en el estado de salud y nutricional de la infancia.

También es necesario contar con marcos legales, políticas y estrategias efectivas para el abordaje de los problemas de malnutrición, con énfasis en la prevención del sobrepeso y la obesidad. Esto incluye la actualización de datos oficiales sobre el estado nutricional de la infancia y la adolescencia, la medición del costo de inacción, la implementación de políticas públicas de prevención, la promoción del diálogo con el sector privado en producción de alimentos y la concientización de la sociedad.


1* Ministerio de Salud de la Nación (2005) Estadísticas Vitales.


2* Ministerio de Salud de la Nación (2012) 2º Encuesta Mundial de Salud Escolar. Argentina 2012. Disponible en http://www.msal.gov.ar/ent/images/stories/vigilancia/pdf/2014-09_informeEMSE-2012.pdf.