#6 Proteger contra toda forma de violencia y abuso

#6 Proteger contra toda forma de violencia y abuso

06

Dónde estamos

Aunque en Argentina ha habido importantes avances normativos con la aplicación de la ley de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes, el progreso del sistema de protección es muy dispar entre las diferentes provincias y al interior de cada una de ellas por la concentración de servicios en las capitales provinciales.

Los principales retos a abordar tienen que ver con la insuficiente descentralización de los sistemas de protección hasta el nivel local, la falta de sistemas unificados de información sobre violencia, maltrato y abuso, y las dificultades de coordinación interinstitucional en la detección y abordaje de los casos de violencia.

La naturalización del uso de la violencia como forma de crianza representa una barrera importante para construir entornos protectores y libres de maltrato para los chicos y chicas. Estudios recientes mostraron que aunque solo el 3,7% de los padres cree que los niños deben ser castigados físicamente, casi la mitad del total de encuestados utilizó el castigo físico como mecanismo de disciplina1.

Si bien las estadísticas son incompletas, los datos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, muestran que de un total 13.576 víctimas de violencia en la ciudad de Buenos Aires, entre octubre de 2006 y mayo 2014, el 57% eran niños y adolescentes1.

Por otra parte, la principal causa de ingreso a los sistemas de protección es la violencia y el maltrato: en 2011, había en el país 14.675 niños y adolescentes sin cuidado parental. La causa de ingreso del 44% de ellos fue violencia y maltrato3.

PEDILE A

Para seguir avanzando
Superar estos desafíos requiere de un Estado que fomente un entorno de vida libre de violencia, y garantice un sistema de protección de la infancia que dé respuesta integral y eficaz frente a las situaciones de vulneración de derechos. Para esto es necesario trabajar en la prevención de las situaciones de violencia, garantizar la articulación entre los diversos sectores involucrados (salud, educación, protección), asegurando un piso de protección social, facilitando el acceso a la vivienda, a la salud y la educación. También se debe contar con mecanismos de seguimiento efectivos ante la vulneración del derecho y sistemas de información que permitan dimensionar el fenómeno. Sumado a ello, es necesario redoblar los esfuerzos por la equidad de género, promoviendo adecuadas pautas de crianza de niñas y niños.

Por otra parte, Argentina debe promover medidas alternativas a la institucionalización de chicos y chicas sin cuidados parentales, garantizando su derecho a vivir en una familia, ya sea a través de la revinculación familiar, con medidas de acogimiento familiar u otras modalidades, y mejorando los mecanismos de adopción. Además, debe garantizar que las instituciones tengan estándares de calidad y supervisión externa que fomenten el desarrollo personal y la inserción familiar y comunitaria de los niños, niñas y adolescentes que vienen en las instituciones.


1* ECOVNA 2012.
1* Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. Programa Las Víctimas Contra Las Violencias.
1* Situación de niños, niñas y adolescentes sin cuidados parentales en la República Argentina, Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y UNICEF, 2012.